MUSICA DE ANTAÑO Y VARIADA DE LOS AÑOS 50 - 60 - 70 -

Loading...

Copa de cóctel -Vaso Old Fashioned --Copa balón -Copa Hurricane o Tulipa -



Copa de cóctel. Elegante y bien proporcionada, tiene la forma de un cono invertido, con una boca ancha y un pie largo que protege el contenido de la copa del calor de la mano. Se emplea para aquellas mezclas que no llevan hielo, ya que en ella no cabe mucho líquido.
Su abertura debe tener espacio para poder contener una rodaja de fruta o una cereza sin que se hunda demasiado.
Vaso Old Fashioned. Se considera todo un clásico en el mundo de la coctelería. Es ideal para servir combinados con mucho hielo y conseguir la temperatura idónea.
Vaso alto o tubo. Es alargado, alto y estrecho, por lo que en él se suelen servir los
tragos largos con mucho hielo. Se conoce también como Highball, Collins, Tumbler o
Long Drink.
Copa balón. Debe llenarse sólo a medias, o incluso menos, para poder saborear bien
las bebidas gracias a su aroma. Su estética resalta especialmente los colores de la mezcla, su forma permite servir los combinados frescos con anchos cubitos de hielo y su tamaño posibilita añadir rodajas de naranja o limón, dándole un especial toque de
elegancia.
Copa Hurricane o Tulipa. Es muy estilizada y elegante, ideal para servir cócteles caribeños o de frutas.
Copa flauta. Su forma alargada y de poca abertura ayuda a mantener las burbujas propias de las bebidas espumosas y de los refrescos que las acompañan.
Una vez elegido el vaso hay que incorporar el hielo, que es un ingrediente esencial que resalta todas las propiedades de un refresco y de un cóctel. Se puede incorporar en distintas formas dependiendo de lo que se quiera transmitir.
Pillée. Es el hielo picado que otorga al cóctel una apariencia de glamour y sofisticación.
Frappé. Está picado a punto de nieve, bien a mano o con batidora. Se utiliza para bebidas cortas de entre 50 y 100 mililitros porque se derrite rápidamente.
Fizz. Tiene forma de lámina o canica y se emplea para enfriar rápidamente el cóctel. Recibe su nombre de forma onomatopéyica, por el sonido que hace al caer sobre el cristal en el que se sirve.
Piedra. Es el más típico. Con forma de cubitos, indica que la bebida con la que se sirve quita la sed.
Con el hielo dentro, ya sólo queda verter el cóctel desde el vaso mezclador o la coctelera. ¡Cuidado! Los expertos advierten que, independientemente del recipiente que
se haya elegido para el combinado en cuestión, sólo hay que llenar sus tres cuartas partes. Una vez más, la sobriedad en coctelería está presente.

Fuente: Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes